LA MUJER EMBARAZADA MUERE, LOS DOCTORES DECIDEN HACER UN ÚLTIMO CHEQUEO… LO QUE ENCUENTRAN CONMUEVE AL MUNDO

Sandra de Portugal vivía con su hijo de ocho años cuando un día cualquiera, se dio cuenta de que estaba embarazada por segunda vez.

Eso la alegró porque sabía que su familia crecería. Pero pronto esa felicidad que yacía, se volvió miedo por una sencilla razón:

Anuncios

LA MUJER EMBARAZADA MUERE, LOS DOCTORES DECIDEN HACER UN ÚLTIMO CHEQUEO… LO QUE ENCUENTRAN CONMUEVE AL MUNDO

mujer embarazada

Sandra tenía una larga historia de complicaciones médicas. Entre esas complicaciones estaban varias neumonías, problemas cardiacos crónicos y la retirada de un tumor cerebral años atrás.

 Los médicos por lo tanto al saber que ella estaba embarazada, le advirtieron de los peligros que existía. Sandra lo sabía muy bien, aunque a sus 37 años quería experimentar ser madre de nuevo, así que siguió con su embarazo.

Anuncios

Lo que ella no sabía, era que esa decisión iba a ser muy fatal, pues semanas más tarde vino lo que los médicos predecían, chécalo abajo.

En poco más de su mitad de embarazo, Sandra sufrió una hemorragia cerebral que hizo que fuera internada en cuidados intensivos. Sandra sabía que iba a tener un varón, aunque quizás no iba a poder conocerlo.

Días más tarde, lamentablemente Sandra obtuvo muerte cerebral. El niño al parecer no iba a poder nacer, sin embargo, cuando los médicos hicieron un examen, descubrieron algo realmente sorprendente, y es que el pequeño estaba completamente sano de salud.

Esos resultados hicieron que tanto los médicos como los familiares, decidieran extender el embarazo para que el pequeño pudiera nacer.

Los médicos sabían que Sandra quizás ya no tendría oportunidad, aunque querían que dejara algo en su legado, y eso iba a ser su hijo aun en el vientre.

Los médicos estuvieron por largas semanas utilizando varios aparatos para hacer que el pequeño sobreviviera de lo más normal, algo que consiguieron 107 días después de que su madre cayera en muerte cerebral. El niño nació y peso 2500 gramos, estaba muy saludable.

Luego de que el niño naciera, apagaron a Sandra, una mujer que supo dejar una sorpresa grata.

 No queda duda de que este caso es triste y feliz a la vez, ¿no crees? Y así han habido muchos.

Anuncios