MIRA DONDE ES QUE VA A PARAR LA ROPA USADA QUE PONEMOS EN LOS CONTENEDORES SUPUESTAMENTE “SOLIDARIOS”…

Las ciudades de nuestros países están plagadas de contenedores para la recogida de ropa usada con mensajes solidarios como: “Ayúdanos a ayudar”, “Cooperación y ayuda al desarrollo”, “Por un mundo mejor”, “Un poco tuyo hace mucho”…

Pero en realidad sólo una muy pequeña parte de ellos hacen llegar las prendas a una ONG. El resto forma parte de un negocio muy lucrativo de ropa en segunda mano que mucha gente desconoce.

Anuncios

Cada año nos deshacemos de 160 millones de kilos de ropa. La mayor parte, en junio y octubre. La ropa de la que nos desprendemos no queremos ponerla en la basura, sino en contenedores situados en lugares estratégicos: puertas de grandes centros comerciales, colegios, etc. La competencia por la ropa usada ha saturado las calles de contenedores con mensajes solidarios: “Ayúdanos a ayudar”, “Cooperación y ayuda al desarrollo”, “Por un mundo mejor”, “Un poco tuyo hace mucho”… Gana quien más conmueva porque en realidad se están aprovechando de nuestra solidaridad para coger nuestra ropa usada y venderla. Es importante que las personas no sepan.

Un equipo de la cadena de televisión “La Sexta”, decidieron comprobar dónde va realmente la ropa que tiramos. Hacen guardia frente a un contenedor, y se dan cuenta que esa ropa no acaba en manos de ninguna ONG. La ropa usada es tan rentable que 10 contenedores dan para vivir a 15 personas.

Anuncios

En Madrid sólo hay una empresa autorizada a instalar este tipo de contenedores, que paga al Ayuntamiento 50 euros por cada tonelada que recoge. El resto están fuera de la ley. Las multas por colocarlos pueden superar los 1.000 euros. El beneficio de la ropa usada permite pagar las multas y además ganar mucho dinero.

Nosotros ponemos la ropa en los contenedores para ayudar a la gente que lo necesita, pero en realidad más del 90% de esa ropa sirve para que varias empresas ganen mucho dinero. La ropa es separada y la de mejor calidad va a tiendas de ropa de segunda mano (con las ganancias para las empresas), la demás ropa va para mercadillos y la poca ropa que llega a Africa aun así no es gratis, es vendida allí, por lo que en general cuando ponemos nuestra ropa en los contenedores con la voluntad de ayudar a los pobres, en realidad estamos a ayudar a los ricos. Debe tener más atención donde pone su ropa usada, para que de verdad su destino sea quien la necesita.

Puede ver el reportaje de la cadena La Sexta en este vídeo:

Anuncios